lunes

El móvil rompe las reglas de conducta con su omnipresencia - elEconomista.es

La moda de compartir mesa, vajilla y mantel con el móvil, con un soporte especial para depositar el dispositivo, sólo existe en algunos restaurantes asiáticos, aunque a nadie le extrañaría que la aparente extravagancia conquiste rápidamente Europa y EEUU. Pocos discuten que el móvil acaparará el protagonismo en entornos en los que debería desempeñar un papel marginal.  Así, algunos argumentan que los smartphones están diseñados para salir a la superficie y llamar la atención.

Puede servir de excusa el hecho de que los dispositivos lucen pantallas cada vez más grandes, lo que resulta incómodo de guardar en el bolsillo del pantalón o la chaqueta.

También es cierto que la actividad es casi incesante en los smartphones conectados a la banda ancha móvil, en contraste con los dispositivos tradicionales. Cada actualización de Twitter, Facebook, LinkedIn despiertan interés, igual que la irrupción de cada nuevo aviso de Whatsapp, email o chats de las diferentes plataformas de mensajería instantánea. La consulta a tanta información latente se suele solventar con un simple vistazo al smart- phone, lo preciso para saber quién está al otro lado y qué pretende... y lo justo para interrumpir la conversación.

Para saber mas, clickar aquí

http://www.eleconomista.mobi/tecnologia/noticias/3641438/01/12/el-movil-rompe-las-reglas-de-conducta-con-su-omnipresenciALos-telefonos-irrumpen-sin-verguenza-en-entornos-donde-tradicionalmente-han-sido-mal-vistos-y-oidos-.html

Enviado desde mi dispositivo BlackBerry®